Los envases de HIAL FILLE FACE y CUELLO son integrados con aparatos especiales de aplicación, que permite el contacto directo del producto con el área tratada, eliminando riesgos de contaminación y cambios de las propiedades del componente activo.

Los aplicadores especiales son una importante herramienta para preparación y estimulación de la piel, además de permitir un aprovechamiento integral del producto, que promueven resultados estéticos imposibles de lograrse sin la pericia de esos instrumentos.

¿Qué es el ácido hialurónico? Es un activo “anti-aging” o rejuvenecedor, un componente presente de forma natural en nuestro organismo. Con el pasar de los años nuestra piel pierde los niveles ideales de ácido hialurónico y ultraglicanos, que determina y ocasionan el proceso de envejecimiento. El relleno de ácido hialurónico, a través de un cosmético, se aplica directamente en los surcos nasolabiales, arrugas centrales del rostro y arrugas del cuello.

HIAL-FILLE-2.0_23

La aplicación tiene que ser directa del componente activo del producto al área tratada, sin utilizar dedos y manos para optimizar los resultados de HIAL FILLE FACE y CUELLO, a través de sus aplicadores metálicos en su presentación.

Para la zona del rostro

Para la zona del cuello

de uso diario, garantizan un relleno en depresiones, arrugas de la piel del rostro y de los surcos.  También en la zona del cuello, por otorgar volumen en las áreas modificadas y remodelar esos contornos de la piel.

Mantenimiento: Después del tratamiento intensivo de 30 días, es importante ingresar a una fase de mantenimiento, con las mismas aplicaciones cada 5 días.

HIAL FILLE FACE y CUELLO contienen derivados de ultraglicanos.

¿Qué son Ultraglicanos?
Los ultraglicanos son la combinación de dos proteínas; las protioglicanos y pre-proteoglicanos, que son responsables para dar soporte a los tejidos, mientras refuerzan las fibras de colágeno y el ácido hialurónico, promoviendo sustentación y estiramiento de la piel.