Tiene los mismos beneficios que la terapia celular inyectable, pero con la cómoda ventaja de hacerlo en tres sencillos pasos:

Disolver una medida en agua o jugo.

Dos veces por semana.

De preferencia durante el día.

Interceptar y prevenir el envejecimiento.

Reparar y mantener los tejidos a nivel celular.

Reconstruir y rehabilitar el cuerpo sin importar la edad que tengas.

  • Reducir el dolor articular.
  • Aumenta la energía física, la vitalidad y la resistencia.
  • Rejuvenece la piel y las células de todos los órganos internos del cuerpo.
  • Frenar los signos de envejecimiento.
  • Sentirse más joven y experimentar mayores niveles de energía y vitalidad.

Dra. María Ramírez
Cédula profesional: 22210209